Probióticos, inútiles e incluso nocivos

Probióticos, utiles o nocivos

Regularmente elogiados por sus beneficios para la salud, los probióticos no serían beneficiosos para todos. De hecho, para algunas personas, estas bacterias buenas no podrían colonizar su sistema digestivo. Además, tomar probióticos para contrarrestar los efectos secundarios de los antibióticos puede retrasar el retorno a la flora intestinal normal.

Los probióticos son bacterias vivas que estimulan el sistema inmunológico y previenen las enfermedades colonizando las bacterias buenas que se encuentran naturalmente a lo largo del tracto digestivo. También se prescriben ampliamente para aliviar los efectos adversos de los antibióticos (molestias digestivas, diarrea…).

Pero nuevas investigaciones sugieren que podrían no ser tan efectivas como se esperaba. Investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel realizaron recientemente un estudio publicado en Cell para determinar su eficacia.

“La gente ha dado mucho apoyo a los probióticos, a pesar de que la literatura que subyace a su comprensión es muy controvertida”, dice el artículo del Science Daily Eran Elinav, autor principal del estudio.

Queríamos determinar si los probióticos como los que se compran en las farmacias, colonizan el tracto gastrointestinal como se supone que lo hacen, y si estos probióticos tienen un impacto en el huésped humano.

Probióticos adaptados a cada persona

Para evaluar los efectos, los investigadores examinaron los intestinos de 25 voluntarios mediante endoscopias del sistema digestivo y colonoscopias. Pudieron probar su microbioma básico, es decir, el ambiente en el que viven todos los organismos dentro de sus cuerpos, llamado microbiota.

Quince de estos voluntarios fueron divididos en dos grupos: uno consumía probióticos de múltiples cepas y otro estaba tomando un placebo. Tres semanas después, ambos grupos realizaron endoscopia y colonoscopia nuevamente para evaluar su respuesta interna. Luego se les dio seguimiento durante dos meses.

Resultados: Los probióticos han colonizado con éxito el tracto gastrointestinal de algunas personas, llamado “persistente”, mientras que los microbiomas intestinales de las personas “resistentes” los han expulsado. “Sorprendentemente, vimos que muchos voluntarios sanos eran realmente resistentes porque los probióticos no podían colonizar su tracto gastrointestinal”, dice Eran Elinav.

Esto sugiere que los probióticos no deben administrarse universalmente como un suplemento “único”. En cambio, podrían adaptarse a las necesidades de cada individuo.

Probióticos y antibióticos

Para la segunda parte del ensayo, los científicos investigaron si los probióticos eran capaces de contrarrestar los efectos adversos de los antibióticos. En teoría, se supone que los probióticos repoblan la microbiota intestinal debilitada por el tratamiento.

Los investigadores observaron los intestinos de 21 voluntarios que recibieron antibióticos, también con endoscopias del sistema digestivo y colonoscopias.

Estos voluntarios fueron asignados al azar a tres grupos. El primero fue un grupo de monitoreo que permitió que su microbioma se recuperara por sí solo. El segundo grupo recibió los mismos probióticos utilizados en la primera parte del estudio.

El tercer grupo fue tratado con un trasplante de microbioma fecal autólogo (AFMT). Esto implica tomar sus propias heces antes de que se administren los antibióticos e inyectarlos de nuevo en los intestinos. Contienen las bacterias presentes en la flora intestinal antes de ser alteradas, pudiendo así reequilibrar esta última.

“Un efecto secundario dañino”

Después de que los antibióticos desaparecieron del cuerpo, el equipo de investigación encontró que los probióticos habían colonizado fácilmente los intestinos de todos los miembros del segundo grupo.

Pero para su sorpresa, esta colonización probiótica impidió que el microbioma intestinal del huésped volviera a su estado normal durante meses. Por otro lado, con AFMT, el microbioma intestinal nativo del tercer grupo volvió a la normalidad en pocos días.

“Contrariamente al dogma actual de que los probióticos son inofensivos y benefician a todos, estos resultados revelan un efecto secundario potencialmente alarmante del uso de probióticos con antibióticos, que podría incluso tener consecuencias a largo plazo”, advierte el autor principal del estudio.

Por lo tanto, los investigadores enfatizan la necesidad de desarrollar enfoques personalizados para la prescripción de probióticos para proteger la mucosa intestinal sin comprometer la recolonización del microbioma interrumpido por los antibióticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here