La Cesárea Extraperitoneal: Una Técnica más Suave

Todas las mujeres que han tenido una cesárea saben lo frustrante que puede ser no tener un parto natural. Esto es lo que convenció a la Dra. Bénédicte Simon, cirujana, gineco-obstetra de Versalles, para realizar cesáreas extraperitoneales.

Al principio, parece una cesárea clásica: el procedimiento se realiza en el quirófano bajo anestesia epidural o raquídea, y el obstetra corta la piel horizontalmente a la altura del pubis. Pero entonces, en lugar de hacer una incisión horizontal en la fascia (la vaina muscular), el cirujano la abre por el lado izquierdo verticalmente, en la misma dirección que las fibras musculares.

Luego pasa por alto el peritoneo (membrana delgada que rodea las vísceras) en lugar de incisionarlas y pasa por debajo para acceder al útero. “Puede parecer un detalle, pero permite a la madre levantarse, caminar y moverse sin dolor unas horas después del parto”, dice la Dra. Bénédicte Simon, cirujana, gineco-obstetra, de la clínica franciscana de Versalles.

Más allá del aspecto técnico, la cesárea extraperitoneal es una verdadera ventaja para las madres. Con menos analgesia (ya que el peritoneo ya no se incide), se reduce el riesgo de náuseas y de disminución de la tensión. Y la mujer participa activamente en el parto.

Una vez que el obstetra ha hecho una incisión en el útero y ha agarrado la cabeza del bebé, le pide a la madre que sople en una boquilla pequeña. “La anestesia espinal no evita la fuerza de empuje de la caja torácica”, explica el ginecólogo.

Con cada exhalación en este aparato, los músculos abdominales se contraen, lo que facilita la progresión del bebé y permite que la mujer lo expulse ella misma, como en un parto vaginal.

Secuencias de capas más sencillas

Desde el nacimiento, el padre puede cortar el cordón si lo desea, y la madre mantiene la piel de su bebé contra la suya mientras el cirujano sutura las incisiones internas y aplica pegamento invisible a la cicatriz externa.

No hay puntos de sutura ni grapas que tiren y que luego tengan que ser retiradas. Cuando la nueva madre regresa a su habitación, su intravenosa ya ha sido retirada en la sala de recuperación, su vejiga no está dormida, no tiene catéter ni vendaje, su tránsito es normal, es libre de moverse libremente.

Cuatro horas después del procedimiento, puede comer, levantarse, ducharse o cuidar a su bebé. Por lo general, 3 días después, en lugar de los 5 habituales, la madre y el bebé pueden irse a casa. “En el 75% de los casos, incluso pueden salir al día siguiente”, dice el cirujano.

Gracias a esta nueva técnica, la madre puede cuidar plenamente a su bebé, alimentarlo, cambiarlo, bañarlo, acurrucarlo sin obstáculos ni dolor, desde el primer día.

Un método realizado por sólo 5 obstetras

Entonces, ¿cómo explicar que sólo 5 ginecólogos-obstetras realicen cesáreas extraperitoneales en Francia y que aún no hayan ingresado en los hospitales?. El Dr. Simon, que ya ha dado a luz a 600 mujeres de esta manera, se pregunta por qué esta técnica no está atrayendo más interés de sus colegas.

Por supuesto, esto requiere una formación adicional para el cirujano obstetra y una inversión diferente por parte de todo el equipo, pero todos ganan, tanto humana como económicamente.

En la práctica, esto significa

La cesárea extraperitoneal se realiza sólo cuando el parto está programado y dura de treinta a treinta y cinco minutos. Las cuatro clínicas que lo ofrecen cobran la misma tarifa que una cesárea convencional, y la cobertura del Seguro de Salud y el seguro complementario de salud es idéntica en Francia.

Si estuviese interesada en este tipo de practica debería consultarlo con su medico de cabecera, y pedir detalles sobre las posibilidades de efectuar un parto de este tipo en su propio país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here